Psicología Positiva

Tú eres tu mejor compañía

Publicado por en May 31, 2016 en Blog, Desarrollo Personal, Psicología Positiva | 2 comentarios

Tú eres tu mejor compañía

Para todos aquellos que alguna vez se han sentido solos, hoy quiero hablaros sobre cómo las personas podemos aprender a estar en soledad y además, sentirnos muy felices por ello. Vivimos en una sociedad donde parece que lo “normal” es estar acompañado y vivir en pareja. No nos han enseñado a estar solos, desde que nacemos, nos enseñan a depender de los demás: padres, amigos, pareja… Cuando eres un adolescente no te importa, pero cuando llegas a la treintena y no vives acompañado por una pareja sentimental, te conviertes en el centro de atención de los demás y empiezan a lloverte determinadas preguntas incómodas: ¿Cómo es que no tienes pareja?, ¿No encuentras a nadie?, ya tienes 30 y pico… ¿A qué esperas? Este tipo de situaciones, nos suelen hacer sentirnos frustrados, y tendemos a estresarnos cuando vemos que pasa el tiempo y seguimos sin pareja. Me gustaría haceros una pregunta: ¿Necesitas a alguien para estar mejor?. Lo cierto, es que no deberíamos ver como algo negativo el no tener una pareja. El momento en que una persona está sola, soltero/a, sin pareja, es un momento muy positivo para nosotros, donde aprendemos a conocernos, a pasar más tiempo con nosotros mismos, a realizar aquellas cosas qué tantas ganas teníamos pero que con nuestra pareja no pudimos…es un momento de disfrute, de crecimiento personal que debemos valorarlo cómo un aprendizaje y que nos ayudará en nuestras siguientes relaciones, porque ya no seremos los mismos, sino que después de un tiempo en soledad, habremos cambiado y evolucionado positivamente. Hay personas que viven su situación de soledad cómo una gran tragedia, no logran sentirse bien a solas y estar sin pareja les supone un gran problema. Pero pensad una cosa: si no consigues estar bien contigo mismo… ¿Cómo vas a estarlo con otra persona? El “truco” principal para que tu relación de pareja funcione bien, es que te quieras a ti mismo y sepas estar contigo, conocerte y aceptarte, por  lo tanto, sino sabes estar solo/a tus próximas relaciones seguirán saliendo mal… En lugar de buscar una pareja desesperadamente, estando solos podemos encontrarnos con nosotros mismos, entendiendo mejor nuestras virtudes, inquietudes, expectativas, sueños…y así sabremos identificar mejor qué es lo que nos hace felices en una relación y podremos evitar aquellos errores que cometimos en la anterior. A continuación, enumero unas recomendaciones que pueden ayudarte a vivir mejor, tolerar esa sensación de frustración y gestionar el estrés cuando nos encontramos “solos”: Determina qué cosas son importantes para ti y te hacen realmente feliz. Descubre cuáles son tus valores y las posibilidades que tienes para hacer algo coherente con ellos. No seas tan duro contigo mismo. Baja el nivel de auto-exigencia. Tendemos a pensar que estar solo es un problema o un castigo, cambia esa idea por la siguiente: estoy solo porque yo lo he decidido. Te sentirás mejor pensando así. Activa tu espíritu aventurero y lánzate a cosas nuevas que se salgan de lo que haces normalmente. Es el momento para hacer ese viaje que tantas ganas tienes, apúntate a una actividad nueva, realiza un deporte que nunca hayas realizado antes… ¡tienes todo el mundo para ti! Aprovéchalo. Olvídate de los convencionalismos. No te sientas mal porque tus amigos tengan pareja y tú no. Lo convencional no tiene que ser lo “bueno”, cada uno elige lo que quiere hacer con su propia vida, no desperdicies la tuya porque no haya una pareja a tu lado. Olvídate de los tópicos y disfruta. Procura esforzarte en ser mejor cada día, y no lo hagas por gustar ni agradar a nadie, hazlo por y para ti....

Leer Más

Conoce tus emociones

Publicado por en Mar 14, 2016 en Blog, Desarrollo Personal, Psicología Positiva | Sin comentarios

Conoce tus emociones

Las emociones forman parte de nuestro día a día, de nuestras rutinas y sin embargo, para la mayoría de nosotros pasan desapercibidas… Incluso, aun llegando al extremo, poco o nada nos detenemos para intentar averiguar que nos dicen. Las emociones son reacciones psicofisiológicas que representan modos de adaptación a ciertos estímulos del individuo cuando percibe un objeto, persona, lugar, suceso, o recuerdo importante. Es decir, las emociones siempre nos van a indicar algo, por lo tanto, deberíamos profundizar más en ellas. ¿Por qué no lo hacemos? En este artículo voy a hablaros sobre las emociones básicas y sus características. “Hay que tener en cuenta que el impulso es el vehículo de la emoción y que la semilla de todo impulso es un sentimiento expansivo que busca expresarse en la acción.” -Daniel Goleman- ALEGRÍA – La alegría es la emoción positiva que surge cuando algo bueno nos ocurre, cuando se produce un acontecimiento favorable que suele manifestarse con signos externos como la sonrisa, un buen estado de ánimo y el bienestar personal. – Funciona como un motor que activa nuestros recuerdos y experiencias alegres, además mejora nuestra salud, pues provoca cambios hormonales reduciendo el estrés, mejorando la respuesta inmune. – Nos facilita las relaciones sociales, pues cuando nos sentimos alegres somos personas más comunicativas, más solidarias y dinámicas. Todo ello consigue suavizar las emociones negativas: cuando sentimos alegría lo malo carece de valor. – Lo mejor de la alegría es que se contagia y se transmite. Cuando estamos alegres nos gusta compartirlo con los demás, derrochando felicidad a nuestro alrededor. “Sin la tristeza no seríamos capaces de sentir alegría.” TRISTEZA – La tristeza se caracteriza por un estado de ánimo que decae y hace que nuestra actividad mental se reduzca, reduciéndose también nuestras acciones y nuestra vitalidad. – Estamos tristes cuando ocurre algo que hiere nuestros sentimientos: una pérdida, un rechazo, un fracaso… es decir, cuando nos sentimos dañados. Se puede tratar de una situación leve momentánea o puede ser una sensación intensa y más duradera, pero no podemos confundirlo con una depresión. – Sentir tristeza nos impide normalmente el contacto social y relacionarnos con los demás de forma fluida y activa, solemos tener tendencia al aislamiento cuando estamos tristes, buscando así reflexionar sobre aquello que nos duele. – A veces, cuando se repiten episodios de tristeza de forma continuada podemos llegar a experimentar lo que se llama “indefensión aprendida” que nos lleva a pensar que hagamos lo que hagamos todo seguirá saliendo mal. “La tristeza también tiene su lado positivo: te hace reflexionar acerca de lo que realmente te importa.” MIEDO El miedo es la emoción que se produce por un peligro inminente que consideramos que puede dañarnos o dañar a personas de nuestro entorno. – El miedo es la emoción más complicada y necesaria a la vez. Gracias al miedo las especies han podido sobrevivir, el miedo ha permitido al ser humano para huir o enfrentarnos ante algo que supone un peligro real para nuestra seguridad. Cuando sentimos miedo nos vemos obligados a tomar decisiones sobre qué situaciones queremos evitar. – Lo malo del miedo es cuando aquello que tememos no es un peligro real, sino que se teme en base a la interpretación que hacemos sobre los acontecimientos. Nos proyectamos en futuro imaginado en el que las consecuencias de sentirlo serán negativas para nosotros. Cuando nos anticipamos y sentimos un miedo desmesurado hacia algo, sufrimos lo que se llama ansiedad. “No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.” IRA La ira es una emoción negativa...

Leer Más

10 acciones que fortalecerán tu carácter

Publicado por en Jul 15, 2014 en Blog, Psicología Positiva | Sin comentarios

10 acciones que fortalecerán tu carácter

En esta vida no obtienes lo que quieres; obtienes lo que eres. Y las personas en gran parte son su carácter, conformado por una serie de hábitos que adquieren con el tiempo. Por eso, para ser feliz no te debes enfocar en tu capacidad, sino en tu carácter. 1. Aprende una habilidad Cuando somos niños crecemos y mejoramos casi en automático. En una semana puedes comprender una serie de palabras y hasta cargar esas cajas pesadas que no podías mover; sin embargo como adultos, tenemos que ser intencionales para seguir creciendo y aprendiendo. Absorbe la información positiva y de utilidad para el momento de tu vida y ponla en práctica, no te quieras llenar de información, sino de aprendizaje. Más adelante podrás evaluar tu experiencia para conseguir tracción. 2. Mejora lo que te detiene Si bien es cierto que nuestro enfoque debe estar en las fortalezas y talentos que poseemos, será muy productivo si encuentras lo que te detiene para lograr tu meta y te enfocas en vencerlo. Por ejemplo, impuntualidad, desorganización, falta de disciplina o pasión, arrogancia o inseguridad. 3. Fija metas y pasos pequeños Una de las razones principales por las que no hacemos las cosas, es porque vemos muy grande la meta, nos desanimamos y pensamos: “¡Uy no! De aquí a que llego.” Entonces no hacemos nada. El problema de la inacción es que luego cuesta más trabajo comenzar. Recuerda que toda gran bola de nieve comenzó con un pequeño copo. Reflexiona: ¿Qué acción pequeña realizaré el día de hoy para que con el tiempo, alcance mi gran meta? 4. Crea hábitos exitosos y contrólate Los hábitos desarrollan tu carácter y en gran medida lo que consigues en la vida. Imagínate 20 minutos de Facebook por hora laboral. ¿Ya viste la cantidad de tiempo por día? O la llamada de media hora con ese “amigo” que al colgar no sabes muy bien para qué hablaron. Así es los hábitos también pueden ser tóxicos. Crea hábitos exitosos. 5. Haz lo que amas En nuestra vida enfrentamos más obstáculos de los que alcanzamos a ver, y ¿sabes que te ayuda muchísimo a vencerlos? La pasión. Necesitas conocer tu propósito de vida para encontrar lo que te apasiona, y luego seguir ese camino con disciplina. 6. Haz algo diferente Al cerebro le gusta procesar información, a tu cuerpo le gusta moverse. Lo que necesitas es energía proveniente de una nueva idea, de un nuevo proyecto. Esa emoción que sientes cuando se te prende el foco, es energía en tu mente. ¡Ponla en acción! 7. Visita un país Dicen que nuestra vida es como un libro y que al viajar cambias de página. Lo que quieres es salir del molde, ser atípico, correr tu propia carrera. Es muy difícil conseguirlo si vivimos rodeados de las mismas personas, en el mismo lugar, viendo lo mismo, todos los días. Sal, conoce nuevos caminos para lograr tus metas, o descubre nuevas metas por alcanzar, vislumbra tu potencial, tus talentos y comprométete a ser el mejor humano que puedas ser. 8. Ama a una o más personas Hay muchas cosas que no comprendemos, y creo que una de ellas es el poder que te da el amor. No quiero parecer egoísta, más bien individualista. Una vez que tú estás bien, entonces puedes ayudar a tu familia y a quienes te rodean; y si hay algo casi mágico para sentirte muy bien, es el amor. Estar enamorado es buenísimo para alcanzar tus metas. 9. Ocúpate de tu salud Nadie quiere ser la persona más poderosa en el cementerio. Si no asignas tiempo a la salud,...

Leer Más