Coaching y Desarrollo Personal

¿Qué es el Coaching? 

Coaching (entrenamiento) es un proceso formado por diferentes  técnicas cuya finalidad consiste en acompañar a personas, ejecutivos, empresas y profesionales en procesos de cambio, ayudando a éstos a buscar las herramientas internas y externas para conseguir sus metas y objetivos de la forma más fácil y eficiente.

 

¿Cuándo es útil el Coaching?

Todos nos podemos beneficiar del coaching, independientemente de nuestra edad, condición, sexo o status social. Porque el coaching implica mejoras en aspectos personales y de nuestra vida, y ¿Quién no tiene aspectos personales y de su vida que mejorar?

Por poner ejemplos, hay circunstancias donde el coaching ha demostrado su utilidad:

  • Estudiantes preparando exámenes.

  • Profesionales que quieren orientar su carrera adecuadamente.

  • Padres que desean entender y comunicarse mejor con los hijos.

  • Trabajadores con dificultades de adaptación a su entorno laboral o que sufren mobbing.

  • Personas que saben lo que no quieren pero no lo que sí quieren.

  • Personas que buscan una mejor integración en su entorno social o mejorar su comunicación personal.

  • Aquellos que han decidido seguir soñando con la vida que quisieron vivir.

  • Personas que desean mejorar sus habilidades sociales.

  • Aquellos que necesitan mejorar su autoestima y seguridad en sí mismos.

  • Profesionales que deben abordar retos o proyectos importantes o difíciles.

  • Personas jubiladas que quieren sentirse útiles.

  • Y muy especialmente aquellos interesados en su propia evolución y en su desarrollo personal.

¿El Coaching me va a ayudar para conseguir mis propósitos?

Cada persona es un mundo, y por lo tanto se puede conseguir cualquier cosa. Pero suelen ser las cosas que realmente nos importan, aquellas que no se suelen comprar con dinero, y las que dan dirección y sentido a nuestras vidas. Por ejemplo…

– Equilibrio interno y bienestar.

– Ganar autoestima y confianza.

– Resolución de conflictos (pareja, familares, etc.)

– Mejora o búsqueda de trabajo.

– Romper con patrones de comportamiento no deseados.

– Logro de metas. Clarificar objetivos.

-Mejorar las habilidades sociales y de comunicación.

– Acompañamiento en cualquier proceso de cambio (pérdidas, cambios radicales de vida, etc.)

– Mejorar potencial creativo e intuitivo.

– Crecimiento personal: volver a soñar y que esos sueños se conviertan en hechos y descubrir que el mundo es como tú lo interpretas, y que si cambias lo que piensas del mundo, cambia el mundo.

 

NO TENGAS MIEDO

¡ATRÉVETE A SALTAR!