Categorías
Blog Desarrollo Personal

Cómo terminar con una relación tóxica

A veces nos vinculamos con personas nocivas, que nos quitan energía y no nos ayudan a sentirnos bien, al contrario, nos dificultan avanzar en la vida. Rodearnos de estas personas nos intoxica de tal manera que nos sentimos incapaces de tomar decisiones y replantearnos qué es lo que queremos y necesitamos. Estas personas, muchas veces indirectamente y otras, directamente, poseen el control de nuestra conducta y nuestras emociones, y nos encontramos en una situación sin retorno, envueltos en una nube de fatiga y desgana.

Lo más difícil de todo es cuando nosotros mismos sabemos que debemos romper esta relación pero no encontramos la forma porque nos invade un sentimiento de culpa. La culpa nos paraliza, nos genera miedo, enfado y rabia con nosotros mismos y nos obliga a vivir insatisfechos.

Como indican los expertos, una relación tóxica es aquella en la que la pareja ya no funciona pero sus miembros insisten una y otra vez en mantener. Lo ideal antes de empezar una relación sería que te plantearas qué es lo que esperas de esa persona y qué es lo que quieres. Una vez tengas claro lo que deseas encontrar, piensa si esa persona que tienes a tu lado es la adecuada para hacerte feliz.

Una relación de pareja solo funcionará bien si ambos miembros admiten y aceptan su independencia y singularidad, respetando su entorno y su espacio. Si compartimos nuestra vida con una persona que no nos hace sentirnos bien, debemos pararnos y actuar antes de entrar en un círculo vicioso donde cada día que pase sea más difícil salir.

El autoconocimiento y el respeto hacia uno mismo es el primer paso hacia la elección de personas con las que nos queremos vincular de forma saludable, que permanecen en nuestra vida de forma desinteresada, que se alegrarán por nuestros logros y nos ayudarán en nuestros malos momentos. Potenciarán nuestras habilidades y nos aconsejarán a cómo superar las dificultades, siempre desde una crítica constructiva que nos ayude a mejorar. Y es que eso es lo que debemos hacer siempre en nuestra vida, mejorar y crecer.

Todos y cada uno de nosotros tenemos cosas buenas para dar y somos merecedores de recibirlas. No debemos permitir que aquellos que tienen miedo de ser superados y viven insatisfechos con ellos mismos, nos destruyan. El poder está en la mente y en saber decir “NO” a aquellos que solo nos complican la vida. Pacta contigo mismo y sé fiel a tus principios para mantener tu bienestar psicológico y por consiguiente, ser feliz.

 

Laura Moreno Jiménez-Bravo

2 respuestas a «Cómo terminar con una relación tóxica»

Muy útil y precisa ésta publicación. Ahora mismo me viene de perlas ; porque me siento muy responsable por la relación que finalice con mi pareja . Fui yo quién lo dejó porque me sentia maltratada emocionalmente e insistía en sus manipulaciones, no puedo con sentir ésta humillación porque él sabe que lo quiero mucho , quizo aprovechar este sentimiento y ahora mismo me siento muy sola ; es difícil que pueda comentar con alguien de mi entorno lo que pasó. Gracias por difundir esta importante publicación.

Considero que las parejas tóxicas, cada vez inician a menor edad, ahora los jóvenes que están carentes de afecto buscan parejas que les «den ese afecto y atención» del cual carecen, a tal grado que justifican los malos tratos, la violencia y se culpan de generarla, él o ella, porque la violencia de pareja ahora no es sólo del genero femenino.
También el medio familiar en el que se desarrollan contribuye a que se tengan malas experiencias con la pareja. Se crean grados fuertes de coodependencia y se amenazan incluso con matarse si son abandonados por la pareja.
Debemos mostrar a los jóvenes la importancia de las relaciones sanas y que estas resultan mucho más satisfactorias en todos los sentidos y ayudan al crecimiento de la pareja. La pareja se conforma por dos individuos, con un pasado un presente que pueden juntos forjar un futuro que les ayude a crecer como seres humanos.
El amor en pareja no es tóxico, al contrario, es un bálsamo que ayuda al ser humano, no permitamos que la violencia entre en nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *