Categorías
Blog Desarrollo Personal

Déjame ser libre

La libertad, como concepto abstracto, supone una capacidad infinita de elección, sin que ésta se lleve a cabo bajo la presión de necesidades personales o de otros factores y circunstancias que puedan determinar la decisión final en un sentido o en otro. Cuando nos referimos a la libertad humana, lo hacemos en un sentido relativo, ya que el ser humano se encuentra limitado por su propia naturaleza. Cuando toma una decisión, lo hace dentro de un campo restringido de posibilidades, ya que muchas otras le resultan inaccesibles, y además, lo hace más o menos influido por factores internos y externos. La libertad es entonces para el hombre un bien a alcanzar. Se puede conseguir ser más libre cada día o aumentar los niveles individuales de libertad, al fin y al cabo, la libertad es una sensación que percibimos dentro de nosotros mismos, totalmente subjetiva y personal.

Desde el punto de vista de la psicología y psicopatología la cuestión de la libertad está íntimamente vinculado al del autodominio y a la salud psicológica. El autodominio implica ser señores de nosotros mismos, como decía Séneca, ser capaces de gobernarnos, de hacer lo que verdaderamente deseamos a medio y largo plazo, a pesar de que para lograrlo tengamos que renunciar a cosas más atractivas en ese momento o hacer un gran esfuerzo. Esto no resulta siempre fácil, sino todo lo contrario. Implica el control de los impulsos, tendencias, necesidades instintivas, etc., además de una alta capacidad de juicio crítico que nos facilite ver con claridad la situación en que nos encontramos al margen de todas las influencias a las que inevitablemente nos vemos sometidos por el medio ambiente en que nos desenvolvemos. La voluntad, por lo tanto, sería una herramienta imprescindible del hombre libre, ya que sin ella, éste no es capaz de llevar a cabo las acciones que se propone, siendo vencido en su empresa por la incapacidad de realizar un esfuerzo o por la dependencia que mantiene con necesidades a las que no es capaz de renunciar.

Ser libre no significa poder hacer o decir lo que una persona quiere cuando quiere, porque eso sería libertinaje, tampoco la libertad quiere decir liberarse de alguien, de una situación o de algo en particular.

La libertad bien entendida es para poder realizarse como personas individuales, para desarrollar el potencia, para ser quien uno es. La libertad es para elegir actuar de acuerdo al propio criterio, teniendo en cuenta las consecuencias de los dichos y de los actos.

La verdadera libertad consiste en ser dueño de sí mismo y tomar decisiones por propia convicción, sin dejarse influenciar ni presionar por los deseos de otros; y tiene un coste, que es la responsabilidad de hacerse cargo de lo que se elige, porque cada elección nos compromete para siempre.

Todo ser humano anhela ser libre, sin embargo, la paradoja es que la mayoría vive pendiente de lo que hacen y dicen los demás y abandonan su deseo de libertad por la satisfacción de ser aceptado, adoptando conductas y proyectos ajenos.

El ansia de libertad está en todos los individuos y se manifiesta en algún momento de sus vidas. Es en esos momentos cuando se puede tomar conciencia de que es en esas circunstancias cuando uno se puede sentir realmente vivo, que su vida tiene sentido y que el mundo lo acompaña en su propósito.

El problema de la libertad es que está condicionada por la libertad de los otros; ya que la propia libertad puede ser un obstáculo para otros, haciendo que mi libertad termine donde comienza la libertad de los demás.

«La libertad significa responsabilidad, es por eso que muchos hombres la ignoran» (George Bernard Shaw)

Quizá la frase de Bernard tenga toda la razón. Muchas personas recorren el mundo buscando excusas para explicar sus frustraciones: no les dejaron desarrollar su potencial, no encontraron un trabajo mejor por mala suerte, no tuvieron hijos porque no acertaron en el amor, y así para todo. Circulan por la vida con una mochila llena de sueños que nunca se atreverán a cumplir.

Lo que nos define es lo que hacemos, nuestra obra y nuestras conducta es lo que da sentido a la vida y a lo que somos. Si quieres ser libre, háblate a ti mismo y escúchate sin hipocresía, porque sólo siendo consciente de quién eres conseguirás ser más auténtico y un poquito más libre cada día.

«No hay barrera, cerradura, ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente» (Virginia Woolf)

 

Laura Moreno Jiménez-Bravo

10 respuestas a «Déjame ser libre»

Excelente publicación , muy clara y precisa. A mi personalmente me cae de perlas por la situación emocional que voy atravesando momentáneamente, ahora sé que tengo las herramientas en la mano para salir de este trance. Muchas gracias Laura , por esta magnífica publicación y deseo que no sea la primera ni la última. Gracias.

Gracias a ti Beatriz por tu aportación y valoración. Todo está dentro de nosotros. Las herramientas que necesitamos somos nosotros mismos, sólo tenemos que tener la valentía y seguridad para usarlas y cambiar lo que no nos guste.
Un cordial saludo.

Enhorabuena por la excelente reflexión acerca del libre albedrío, en la cual aportas una conceptualización muy necesaria para incorporar valores de integridad y respeto, y la toma de conciencia de nuestra esencia. Saludos

Hola Laura: Le saludo cordialmente y con todo respeto quiero manifestar un comentario respecto de su artículo excelentemente bien estructurado y que nos amplía la visión de «saber vivir, o el Arte de vivir».
Si, en efecto, la existencia precede a la esencia, no se podrá jamás explicar la referencia a una naturaleza humana dada y fija; dicho de otro modo, no hay determinismo, el hombrees libre, el hombre es libertad. Si ,por otra parte,Dios no existe, no encontramos frente a nosotros valores u órdenes que legitimen nuestra conducta. Así,no tenemos ni detrás ni delante de nosotros, en el dominio luminoso de los valores, justificaciones o excusas.
Estamos solos,sin excusas.Es lo que expresaré diciendo que el hombre está condenado a ser libre. Condenado, porque no se ha creado a sí mismo, y sin embargo, por otro lado, libre, porque una vez arrojado al mundo es responsable de todo lo que hace.
Saludos cordiales

Me parece un buen artículo, la libertad como vivencia, como comportamiento, como forma d vida o como es simplemente, es algo tan difícil de ver en las personas, que solita la persona entra en conflicto: ser libre para…

Muchas gracias Laura, la verdad que deberíamos trabajar más sobre nosotros mismos, no tener tantos prejuicios y estar menos influenciados por el que dirá la gente sobre nuestras decisiones.
Un saludo.

tienes toda la razón Eduardo, si fuéramos más libres y supiéramos vivir en libertad, seríamos más felices. Un saludo

Laura,una clara y realista explicación de lo que es la libertad, de los frenos y barreras que nos ponemos muchas veces o de las excusas posibles, echando la culpa a los demás o incluso a nosotros mismos.Sin duda todos debemos tirar esa llave que cierra nuestra mente. Me gusta que expliques la realidad, la confusión que muchas personas tienen entre libertad y libertinaje. Gracias!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *