Las 7 claves de la resiliencia

Publicado por en Feb 7, 2017 en Blog, Desarrollo Personal

Las 7 claves de la resiliencia

Muchas son las personas que me preguntan: «¿Qué es la resiliencia?», una palabra que cada vez se oye pero de la que poco se conoce.

La resiliencia es la capacidad que tiene una persona para superarse ante la adversidad; es decir, cuando llega ese momento en el que pensamos que se nos cae el mundo a los pies y no encontramos una salida, pero aun así, somos capaces de seguir hacia delante por muy feas que se pongan las cosas, significa que somos resilientes. Las circunstancias difíciles o los traumas nos permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que desconocíamos hasta el momento.

Ser resiliente no significa no sentir malestar o dolor emocional. Situaciones como la muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas financiero etc., son sucesos que tienen un gran impacto para nosotros, produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y sufrimiento. Aun así, las personas logran, por lo general, sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.

El camino que lleva hacia la resiliencia no es un camino fácil, sino que implica un considerable estrés y malestar, a pesar del cual las personas sacan la fuerza que les permite seguir con sus vidas frente la dificultad o tragedia que vivan en ese momento. Pero, ¿cómo lo hacen?

La clave está en considerar a los problemas como desafíos, oportunidades que nos permiten crecernos y sentirnos más fuertes, en vez de apreciarlos como impedimentos u obstáculos que limitan nuestra vida.

La resilencia no es algo que tenga o no tenga una persona, sino que es una  forma de pensar y una actitud que puede aprenderse y desarrollarse con el tiempo.

Hay una relación directa entre la autoestima y la resiliencia: cuanto más confíes en ti misma y más te valores, más fuerte te sentirás para superar cualquier situación.

¿Qué diferencia a una persona resiliente de otra qué no  lo es?

Las personas resilientes poseen tres características principales: saben aceptar la realidad tal y como es; tienen una profunda creencia en que la vida tiene sentido y tienen una enorme capacidad para mejorar.

Además, presentan las siguientes habilidades:

  • Saben identificar de manera precisa las causas de los problemas para impedir que vuelvan a repetirse en el futuro.
  • Presentan una alta inteligencia emocional y son capaces de controlar sus emociones, sobre todo ante la adversidad, pudiendo permanecer tranquilos en situaciones de crisis.
  • Saben controlar sus impulsos y su conducta en situaciones de alta presión.
  • Son muy optimistas. Es decir, piensan que las cosas pueden ir bien, tienen una visión positiva del futuro y piensan que pueden controlar el curso de sus vidas, pero sin dejarse llevar por la irrealidad o las fantasías.
  • Se consideran competentes y confían en sus propias capacidades.
  • Son empáticos. Es decir, tienen una buena capacidad para leer las emociones de los demás y conectar con ellas.
  • Son capaces de buscar nuevas oportunidades, retos y relaciones para lograr más éxito y satisfacción en sus vidas.

 

Si después de leer las características de las personas resilientes, has sentido que te gustaría desarrollar algunos aspectos que tú actualmente no posees, te muestro a continuación los que yo considero los 7 pilares fundamentales de la resiliencia. 7 prácticas que si acaban convirtiéndose en un hábito comprobarás cómo cada día eres más resiliente y por lo tanto, más feliz.

 

  1. Introspección: mira hacia dentro de tu estado mental; pregúntate y respondete de forma honesta y a la vez libre de prejuicios.
  2. Independencia: a veces es difícil saber establecer los limites entre uno mismo y los demás, pero es importante saber mantener la distancia en ocasiones al igual que evitar el aislamiento.
  3. Saber relacionarse: establece vínculos afectivos con los demás de una forma equilibrada y sana.
  4. Iniciativa: acepta retos y emprende proyectos nuevos, siempre y cuando sean metas asumibles y realistas.
  5. Humor: ríete de uno mismo e intenta encontrar la parte cómica a todo lo que te rodea. Es imprescindible tener una actitud sana ante las contrariedades de la vida y el humor nos la proporcionará.
  6. Creatividad: ten una actitud abierta para crear y organizar asumiendo el desorden cuando es evidente. No pasa nada por vivir momentos desordenados y caóticos, éstos son necesarios para que después prospere la creatividad.
  7. Autoestima sólida: nunca olvides cuidar tu autoestima, respétate y quiérete por encima de todo.

 

Laura Moreno Jiménez-Bravo

2 Comentarios

  1. Es un buen articulo gracias por compartir.

    • muchas gracias a ti Irma por leerlo 😉

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *